El peligro de un perro amarrado


Es triste pero alguna vez casi todos nos hemos cruzado con un perro que todo el tiempo para amarrado. No quiero decir que sale a pasear con correa, quiero decir que vive amarrado, atado a un punto porque no quieren que corra o piensan que puede ser peligroso. Lo que no saben es que ahí es donde se genera el peligro.


Un perro atado es un perro que crecerá estresado. La cantidad de problemas que esto trae es innumerable:

– No aprenderá a socializar ni con humanos ni con perros. Esto evidentemente puede derivar en que cuando se suelte resulte muy tosco, destructor y sumamente peligroso.

– No podrá botar la energía que tiene, lo que lo hará un perro nervioso e hiperactivo.

– Causará graves daños a su salud como enfermedades a los huesos por falta de ejercicio y más allá de los riesgos de obesidad. Sin embargo, lo peor es el daño mental y psíquico.

– Será muy territorial con su ‘pequeño espacio’ lo que causará que cada movimiento o acercamiento lo ponga muy nervioso y ladre mucho hasta se comporte de forma agresiva.

– Las posibilidades de que sea un perro que muerda son muy altas.

– Al estar atado corre el riesgo de ahorcarse.


Ahora hay que tener en cuenta que todo esto también aplica para los perros que son destinados a una pequeña área como un patio, balcón o azotea. Y no tienen normalmente contacto ni con persona ni con perros. Si eres testigo de una situación así, denúncialo. Es definitivo un caso de maltrato animal.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Icono negro LinkedIn
  • YouTube

Cambiar de país:

©2020 Dog Houser - Todos los derechos reservados

995759034 - 993343992